miércoles, 28 de noviembre de 2012

El Estornino Pinto

Todos conocemos o hemos visto alguna vez al Estornino Pinto, de nombre científico Sturnus vulgaris. Lo solemos ver, cuando llega el otoño, volando en bandadas de numerosos individuos que generan un destacable espectáculo. Y es que España es uno de los sitios, junto con el sur de Italia, el Norte de África y las zonas próximas a Egipto, a donde estas aves emigran para pasar el invierno, provenientes de Europa Central.


Un Estornino Pinto posado sobre un tronco de un árbol.

Una de las características fiscas más llamativas de este ave, puede ser su pico. Hasta otoño posee un color gris pardo o verdoso, con un tono amarillento solamente en la base, pero que desde diciembre cambia de color tiñéndose de un intenso amarillo limón, que contrasta con el color generalmente oscuro del plumaje de este ave.

El estornino es fácil de reconocer, sobre todo en vuelo, pues tiene un aspecto rechoncho con unas alas cortas y puntiagudas. Su cola es cuadrada y tiene un pico largo y amarillo como hemos señalado a partir de diciembre. La forma que tiene de volar también es muy característica, pues bate con rapidez las alas y suele intercalar planeos cortos.

Es fundamentalmente gregario y por lo tanto se les puede localizar en grupos. Durante la época de reproducción estas aves crían en colonias y cuando llega el otoño e invierno se juntan en grandes bandadas para desplazarse a las zonas en las que pasan el invierno, donde visitan los campos en busca de comida o que se juntan en dormideros. Suelen acomodarse también en algunos entornos urbanos como los parques y cementerios de las ciudades, porque tienen el cobijo de los árboles y el calor que proporciona la propia ciudad.

Su alimentación se basa principalmente en insectos y moluscos, pero también las semillas forman parte importante de su dieta. Una práctica frecuente en ellos es pasar por los campos donde pasta libremente el ganado vacuno y lanar. Este pintoresco pájaro aprovecha la presencia de los grandes rumiantes tanto por su calor en invierno, como por sus parásitos, que a veces emplean como alimento mientras subidos a las espaldas de las vacas y aprovechando su calor, cazan.

Una gran bandada con miles de ejemplares de Estornino sobrevuela una ciudad.

El Estornino genera a lo largo de los meses de otoño e invierno, un espectáculo impresionante de la Naturaleza, sobre todo las dos horas previas a la puesta de sol, cuando las bandadas de estos animales se reúnen en el aire y forman los grandes bandos que vuelan de un lado para otro y luego se dirigen a los lugares donde dormitan. Las distancias que recorren para acudir a los dormideros pueden llegar hasta los 100 Km de distancia, aunque lo más común es que al mismo dormidero acudan estorninos localizados en un radio de 25 a 50 Km de distancia. 

Las grandes bandadas de estorninos, han generado cierta controversia debido a los problemas que generan al aparecer en un número tan elevado. Los entornos urbanos, muchas veces quedan cubiertos por los excrementos que las bandadas de cientos de miles de estos pájaros acaban depositando, lo que genera problemas de limpieza e higiene. Por otro lado, en los entornos rurales, estas bandadas atacan los frutales y causan grandes daños a ciertos cultivos. 

Esta especie está incluida en la lista de las 100 especies exoticas invasoras más dañinas del mundo, de la Unión Internacional para la conservación de la Naturalez. Para evitar su paso por las ciudades, han puesto en marcha iniciativas como el uso de rapaces o sonidos de rechazo que mediante altavoces auyenten a esta especie. 

Una gran bandada con miles de ejemplares de Estornino sobrevuela un campo.
Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡Deja tu comentario y participa!

2 comentarios:

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más