jueves, 28 de febrero de 2013

Gusanos de seda

Un gusano de seda sobre una hoja de morera se alimenta.
Gusano de seda  (Bombyx mori)
Los gusanos de seda... Su nombre científico es "Bombyx mori" y pertenece a la familia Bombycidae y a la orden Lepidoptera. Fue catalogado en 1758 por el botánico y naturalista sueco Linneo. 

Mucha gente, en su infancia, ha tenido una caja de zapatos con estos simpáticos insectos que como mascotas. Son agradables y muy sencillos de cuidar, desde que nacen hasta que elaboran sus capullos son alimentados por los niños que cuidan de ellos. Descubrir cómo crecen y se transforman en mariposas es un descubrimiento del funcionamiento de la vida muy interesante para los más pequeños, pero en verdad, estos insectos tienen una función mucho más... productiva.

Aunque proveniente de Asia, hoy en día estos pequeños insectos pueden ser encontrados en muchas regiones del mundo debido a la explotación del capullo que protege a su crisálida. La seda de multitud de telas proviene de los hilos con los que los gusanos, una vez alcanzado el tamaño adecuado se cubren para llevar a cabo la metamorfosis en polillas (mariposas nocturnas). 

Huevos de gusano de seda de color amarillo sin fertilizar.
Huevos sin fertilizar
Pero antes de nada... ¿Como es este insecto? Como cualquier otra oruga, el gusano de seda pasa por cuatro fases distintas de desarrollo desde el huevo hasta que se convierte en adulto. En el caso de esta especie, los huevos son muy pequeños, llegando a medir entre 1 y 1,5 milímetros de largo. Pueden presentar varios colores, dependiendo de si están fertilizados o no. Los huevos de color amarillo no lo están, mientras que los que presentan un tono violáceo sí. Los huevos eclosionan al pasar el invierno, a la par que comienzan a producirse los primeros brotes de las hojas de morera.

Nada más eclosionar los huevos, las larvas que miden tan solo tres milímetros, comienzan a alimentarse rápidamente para aumentar su tamaño. Tanto es así, que se le considera el animal que más come con respecto a su tamaño y el tiempo que vive. Su vida en fase de larva es una carrera constante para alcanzar fase a fase la madurez, pues en los 35 días que pasan en esta fase de su crecimiento, mudarán cuatro veces, comenzando la primera muda a los 6 días de haber salido del huevo. Tras las cuatro mudas, la larva habrá pasado de 3 milímetros a nada menos que 8 centímetros. Finalmente, al cabo de 30 o 35 días, el gusano busca un lugar apartado y seco y fabrica su capullo para pasar a la fase de pupa. 

Capullos de gusanos de seda preparados para su procesamiento.
Capullos preparados para su procesamiento
En esta fase la larva utiliza el almidón que extrae de las hojas de morera al consumirlo y su metabolismo lo transforma en dextrina para poder generar el hilo de seda con el que forma el capullo. Girando sobre sí mismo, el gusano fabrica el capullo que está formado por un único hilo de seda finísimo que puede llegar a medir hasta 1500 metros. Dentro de este capullo se lleva a cabo la metamorfosis que convierte al gusano en una mariposa adulta.  

Cuando este insecto completa la metamorfosis, rompe el capullo y sale al exterior para buscar rápidamente una pareja con la que reproducirse, dado que en estado adulto vive entre 3 y 15 días únicamente. Cuando encuentra una pareja, copulan intercambiando material genético y luego la hembra pone los huevos para después morir, y así asegurar una nueva generación. 

Una caja de gusanos de seda como mascotas.
Caja con gusanos de seda
En cuanto a su uso por parte del hombre, tiene principalmente dos funciones. La primera es la de ser empleados como mascota como se ha citado anteriormente. La segunda función está orientada a la industria textil. Hace miles de años que el ser humano recolecta estos gusanos y los cría con el fin de obtener la preciada seda con la que la oruga construye su capullo, que es empleada para producir textiles de gran calidad.

El proceso de obtención de la seda es complicado y por desgracia acaba con la vida de la mariposa, puesto que no se le puede dejar salir del capullo ya que este es tejido con un solo hilo, y al salir al exterior, la mariposa lo rompe dejando el capullo inservible para la extracción de la seda. Por lo tanto, diez días después de que los gusanos han formado el capullo, antes de que finalicen la metamorfosis, son hervidos en agua para separar los hilos y matar a la mariposa. 

El agua hirviente o el vapor, deshace y disuelve la sustancia que mantiene unidos los hilos para formar el capullo, de forma que se pueden separar e hilar con mucho cuidado. Tan solo son necesarios cinco minutos de hervido mientras se remueven lentamente. El proceso de hilado una vez suelta la seda no es algo fijo, por lo que hay muchos modos, desde los más tradicionales, manualmente, hasta los más industrializados.

Actualmente la seda se cultiva en varios países, como son Japón, China, Italia, Francia e incluso España. Aunque la calidad de este material en el ámbito textil es incomparable, el mercado se ha visto copado por fibras artificiales debido al alto precio que el lento y meticuloso proceso de extracción supone.

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el articulo! Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más