jueves, 4 de abril de 2013

El Picudo Rojo

A veces traemos a este espacio la explicación de algunas especies que se han colado en nuestro país (España, por si nos leéis desde fuera) y que están desestabilizando el equilibro que la naturaleza había creado debido la especie invasora se estabiliza en un ecosistema en el que tiene condiciones ambientales aptas para su desarrollo, no tiene depredadores o no se ve afectado por interacciones con otros seres vivos que le pueda causar algún peligro. En este Blog publicamos un ejemplo hace tiempo sobre el Mosquito Tigre, como analizábamos en este artículo.

Hoy traemos otra especie que está causando un grave daño al ecosistema donde se ha instalado. Se trata del Picudo Rojo, de nombre científico (Rhynchophorus ferrugineus), una especie de coleóptero, perteneciente a la familia curculionidae. Esta especie proviene de Asia Tropical y es un gorgojo de un gran tamaño que puede alcanzar entre los dos y los cinco centímetros. Se distingue claramente por su característico color rojo y su cabeza en forma de pico, que le otorga el nombre por el que se lo conoce comúnmente.

¿Cuál es la historia de este insecto? Este insecto no es autóctono de España ni mucho menos, sino que proviene, como hemos señalado, de Asia Tropical, desde donde se ha extendido a Europa, África y América, salvándose pocos sitios de su invasión. El picudo rojo apareció en España en 1994, concretamente en Almuñécar (Municipio de la Comunidad Autónoma de Andalucía). Más tarde comenzaro a verse en algunos puntos de Andalucía oriental, en la Comunidad Valenciana, y en Murcia. No se conocía como llegaba esta especie a la Península hasta que se descubrió que palmeras procedentes de Egipto y otros países de África llegaban infectadas por este insecto. 

Así que sabemos que llegó a través de las palmeras, y no es de extrañar, pues las plantas hospedantes de este insecto son los cocoteros (Cocos nucifera) y las palmeras, siendo especialmente vulnerables las palmeras del aceite (Elaeis guineesnsis) y las palmeras datileras (Phoenix dactylifera), esta última es la más afectada de todas.

¿Pero cómo afecta el picudo rojo a la palmera? El picudo rojo anida en la palmera, y la utiliza de criadero para proveer de alimento a las larvas. El ciclo comienza con una hembra de picudo rojo en edad fértil, que tras haber copulado con el macho y haber sido fecundada, deposita entre 300 y 500 huevos en la palmera realizando un pequeño orificio con el apéndice de su cabeza para colocar cada uno de ellos. Luego, la larva va creciendo y se alimenta del interior de la planta, creando túneles de decenas de metros por dentro mientras la consume, de forma que esta, acaba muriendo. Hay que tener en cuenta que por cada hembra de picudo rojo crecen cientos de larvas, que a su vez perforan y se alimentan de la palmera hasta su muerte. Por lo que el daño que causan en las palmeras tras un par de generaciones es fatal y ejemplares de cientos de años valorados en decenas de miles de euros acaban siendo talados irremediablemente. 

Cuando una palmera está afectada por este molesto insecto, los efectos son visibles pero no llamativos, por lo que la palmera puede parecer sana hasta que ya es demasiado tarde para hacer algo por ella, ya que su interior muere mientras el exterior permanece casi inalterado. Cuando se ven afectadas, las palmeras sufren amarilleamiento y presentan algunas hojas serradas. Cuando se marchitan es que ya están podridas por dentro y solo se puede proceder a talarlas. Cuando una palmera muere, todos los ejemplares de picudo rojo emprenden el vuelo hasta otra que se encuentre sana y de la que puedan sacar alimento, comenzando de nuevo, el proceso de destrucción.

Estos insectos tiene una vida media de unos 130 a 200 días, de los que en estado adulto pasan entre 60 a 90, mientras que en estado de larva pasan otros 95 días más o menos, que aprovechan para comer el interior de las palmeras y crecer para preparar su metamorfosis. Una vez han crecido y fabrican un capullo (con materiales de la palmera, como no) pasan en estado de pupa entre 15 y 30 días, viviendo un par de días ya como adultos totalmente formados hasta que emergen. En su estado adulto, este insecto puede recorrer grandes distancias volando, y pueden desplazarse tanto por aire como caminando. 

Pese a que aun no se ha encontrado una solución definitiva contra esta plaga que está causando estragos en gran parte de la costa mediterránea, se están estudiando distintas medidas para intentar controlarla. Actualmente el control sobre toda la población de palmeras es fundamental, revisándose y actuando rápidamente sobre las palmeras que muestran signos de esta plaga. Hoy en día se logra mediante protocolos de actuación sobre ejemplares afectados, recuperar las palmeras que han sido atacadas si aún conservan la yema apical sin dañar. En caso contrario su recuperación es imposible y se procede a su poda y destrucción. Pero para poder salvarlas, hay que detectar a tiempo los síntomas, tarea nada fácil debido a la gran cantidad de palmeras que algunas comunidades de costa poseen. 

Hay que tener en cuenta que las palmeras no son meros adornos para las ciudades, muchas de ellas, sobre todo en las comunidades costeras, son centenarias y suponen un patrimonio muy importante para estas regiones. Su pérdida supone un fuerte impacto, que incluso puede afectar a la imagen de las zonas donde se produce y repercutir al turismo. 

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el artículo! Muchas gracias.

6 comentarios:

  1. Resulta increíble pensar que especies que no son autóctonas puedan causar estragos de esa índole. Ojalá podamos encontrar una manera sencilla de erradicarlo sin dañar el ecosistema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Eljardinencasa:

      Muchas gracias por pasarse y compartir su opinión. Lo que señala es muy importante, ya que en el proceso de erradicación hay que tener cuidado de no dañar el ecosistema, pues se puede generar un desequilibrio peligroso si se ven afectadas otras especies. Similar al tema de las fumigaciones masivas para acabar con la procesionaria. Este es el precio de introducir especies extranjeras en ecosistemas ajenos (aunque sea por accidente). A veces encuentran un hábitat idóneo donde no tienen depredadores o se den factores que no mantengan en equilibrio su presencia. Coincidimos con que es una autentica lastima. Esperemos se logre solucionar pronto.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Que me lo digan a mi, el "maldito" picudoo rojo ha acabado con tres palmeras de mi jardín, pero si solo fuese este el problema la verdad sería minúsculo en comparación con el gravísimo problema que vivimos actualmente en mi zona ya que en escasos dos años la masiva representación del palmeral a quedado reducida a montañas de troncos esparcidos por terrenos abandonados albergando en su interior a nuevos individuos que practicamente en este verano acabaran con las contadísimas palmeritas pequeñas que exteriormente aún no tienen sintomas de "putrefacción" ocasionados por el picudo, yo desde aquí animo a quemar todos los restos de palmeras que vamos cortando para en realidad quemar a las huevas de este insecto que desde luego no es nada beneficioso.Saludos y Buenas Mariquitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Cria Mariquitas:

      En primer lugar, muchas gracias por compartir este mensaje con nosotros y dedicarle el tiempo para escribirlo, poder dar luz a estas experiencias es muy importante. En segundo lugar, permítanos decirle que sentimos mucho lo que le ha ocurrido a sus palmeras y lo que está pasando en toda la zona en general. Es una autentica lastima, supongo que es realmente doloroso, ver reducido un palmeral a troncos muertos y vacíos por culpa de esta plaga tan potente.

      Nosotros nos encontramos en el norte y no tenemos palmeras, por lo que no tenemos esta terrible plaga, pero es cierto que pudimos ver de primera mano los estragos que causa en un reciente viaje a la costa del mediterráneo. Una autentica lastima ver las palmeras tan marchitas y a esos dañinos insectos por las calles. Sobre todo sabiendo que el Ser Humano fue el responsable de introducirlo en nuestras costas.

      Esperamos que logren contener la plaga en su zona, y le enviamos muchos ánimos y cordiales saludos.

      Eliminar
  3. Buenos días

    Cómo decís, la plaga de picudo rojo es imparable y arrasa con las palmeras sino se actúa a tiempo.
    No sé si habéis oído hablar de la endoterapia vegetal mediante inyecciones en el tronco de la palmera, es un método eficaz contra el picudo y sin riesgos para la salud de las personas, animales y medio ambiente. Muy recomendable para utilizarlos en jardines y parques públicos.
    http://fertinyect.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradecemos su aportación. Esperamos que los encargados de erradicar esta plaga tengan en cuenta este método y lo apliquen.

      Eliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más