miércoles, 22 de mayo de 2013

Tormentas Eléctricas


Todos hemos visto en algún que otro momento una tormenta eléctrica, con sus truenos y sus relámpagos iluminando la oscuridad. Pero lo cierto es que en algunos lugares son más comunes que en otros y por ejemplo aquí, suele haber  más tormentas de agua en grandes cantidades y largo tiempo, pero sin rayos, y cuando sucede una tormenta eléctrica es digna de ver. Por lo tanto nos preguntamos: ¿Cómo se forman estas tormentas? ¿Que es necesario para que se produzcan? ¿Qué pasa con los rayos?
 
Prácticamente todas las culturas antiguas han dotado de significados complejos las tormentas que vienen cargadas de rayos y truenos. Encontramos significados en la mitología Nórdica, Griega, China, Azteca, Vasca, Asturiana... Todos las llamaban de diferente forma y tenían significados distintos, pero se trataba de lo mismo.

Cuando hablamos de una tormenta eléctrica, nos referimos a ese fenómeno meteorológico que se caracteriza por la presencia de rayos y truenos. Muchas veces se asocia el término "Tormenta eléctrica" a la caída de rayos sin que se dé una tromba de agua. Pero lo cierto es que se denomina "Tormenta eléctrica" a una tormenta en la que los rayos y los truenos surgen de esas nubes, independientemente de si se produce o no la precipitación, que en caso de darse puede ser en forma de lluvia, granizo o nieve.

Las tormentas eléctricas suelen darse con más frecuencia en verano y momentos en los que la superficie de la tierra (y el aire próximo a ella) está caliente, ya que lo que las produce es el ascenso rápido de aire cálido y húmedo, a veces con velocidades de hasta 160 kilómetros por hora, hasta altitudes donde encuentran aire más frío. Al subir y bajar el aire del interior de una nube de tormenta, hace que las gotas de agua y las partículas de hielo que hay en la nube choquen entre sí. Tantos choques y sacudidas crean una concentración de electricidad estática muy alta, el relámpago que vemos en una tormenta, es solo esa chispa de electricidad estática concentrada.

Las nubes están formadas por cargas positivas y negativas como la electricidad normal, y para que salte esa chispa y se produzca el relámpago, una carga tiene que conectarse a otra. A menudo lo más rápido y sencillo es hacer esa conexión en el cielo. Esto puede ocurrir en la misma nube o entre dos nubes vecinas. El estallido que se genera suele llamarse "relámpago difuso". También sucede que el rayo se dirija a tierra, los llamados "Nube-Tierra". Esto es debido a que la electricidad encuentra una gran carga eléctrica en elementos y objetos del suelo que lo atraen.  Es difícil de calcular pero se estima que solo el 20% de los rayos llegan a tocar tierra, el resto se dan en las nubes.

¿Y por qué hacen los rayos tanto ruido? Esto es debido a que al surcar el cielo, los relámpagos calientan el aire a su paso, y esto hace que el propio aire se expanda a velocidad supersónica enviando ondas de choque a través del aire, que estallan con un estruendo. Eso es el Trueno. Pero no siempre es necesario que haya una tormenta para que se den los rayos, sino que se trata de la electricidad estática que partículas en movimiento pueden generar, por tanto se han visto rayos en las nubes de ceniza de un volcán en erupción, o en pleno desierto cuando se producen las tormentas de arena.

Se calcula que aproximadamente hay en todo momento unas 2.000 tormentas eléctricas en la Tierra al mismo tiempo, y aproximadamente en todo el mundo muere una persona al día de media debido al impacto de los rayos. Algunos científicos, mediante teoremas matemáticos, han estimado que a lo largo de nuestra vida, tenemos una entre 3000 posibilidades de que nos alcance un rayo, sea con efectos mortales o no. 

Para los animales, en especial los perros, a veces las tormentas son terribles. Es debido a que el cerebro de un tercio de los perros se acelera de un modo extremo durante las tormentas debido a un rasgo evolutivo que dispara su nivel de estrés para forzarlo a buscar refugio. Es algo instintivo. Pero no solo los animales sufren miedo a las tormentas eléctricas, los humanos también pueden verse afectados por este temor. La "Brontofobia" es un problema que afecta a algunas personas, que define la sensación de temor o miedo a los truenos y rayos que acompañan a las tormentas.

Las tormentas eléctricas pueden causar graves desperfectos en las viviendas, debido a que cuando un rayo toma tierra, la electricidad se ve atraída por los objetos metálicos y sobre todo los elementos electrónicos por los que pasa la corriente. Durante las mismas, se pueden llegar a fundir elementos valiosos de la casa como ordenadores y demás aparatos eléctricos, por lo que siempre es aconsejable quitarles la corriente totalmente y desenchufarlos de la red cuando se avecina una tormenta.

Algo muy extendido y que va pasando de generación en generación es el cálculo sobre lo lejos que está una tormenta según el tiempo que pasa entre el relámpago y el trueno. ¿Qué hay de cierto en esto? Bueno, lo cierto es que sí, es posible hacer una aproximación de lo lejos que se encuentra una tormenta. Conocemos que tanto el sonido como la luz viajan a una velocidad muy diferente entre ellas. Y sabemos que la velocidad a la que se desplaza la luz es de aproximadamente 300.000 km/s, mientras que el sonido viaja a 332 m/s (Decimos aproximadamente debido a que esto puede variar según las condiciones atmosféricas, pero es bastante cercano). Teniendo en cuenta estos datos, la tormenta se encontraría a 1 km de distancia por cada 3 segundos que tarda en oírse el trueno desde que se ve el relámpago.


Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el artículo! Muchas gracias.


1 comentario:

  1. Me encanto este tema del blog, los amo y a los bellos relámpagos también. Me hicieron el día, pude completar mi proyecto de meteorología y climatología.

    ResponderEliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más