miércoles, 3 de julio de 2013

El Toro de lidia



Estamos en unas fechas en las que en toda España se celebran numerosas fiestas patronales en ciudades y pueblos, en los cuales, una de las mayores atracciones del festejo es el toreo y la suelta de vaquillas. Es por ello que hoy traemos un artículo orientado a esto, tratando de conocer un poco más al Toro de lidia, también llamado Toro bravo. 

Esta especie cuyo nombre científico es Bos primigenius taurus es originaria del este europeo, Asia y el norte de África. Esta especie proviene de otra que se denominaba Uro, un bóvido muy esbelto que fue domesticado hace miles de años y ha sufrido muchos cambios de selección genética hasta que se ha conseguido subdividir esta especie inicial en numerosas razas  de toros. El Uro a desaparecido poco a poco hasta su extinción completa en 1627. El toro de lidia es una de esas razas que ha sido seleccionada por su bravura y criada en nuestro país especialmente para enfrentarse a las corridas de toros, aunque también se utiliza para la producción de carne. A continuación vamos a conocer los aspectos más biológicos de este animal.

El toro de lidia posee dimorfismo sexual, los machos tienen mayor desarrollo de la musculatura y una forma más redondeada; su cabeza es corta, con el morro ancho, ojos pequeños con mirada viva y agresiva, sus orejas son pequeñas y móviles. En la zona superior de la cabeza posee unos cuernos bien desarrollados, que se cuidan muy bien porque cualquier lesión en ellos hace perder el valor del individuo. Tiene una altura de 120-130 cm y su peso es de 450-600 kg.

Las hembras, tienen una tipología más angulosa. Su cabeza es alargada y estrecha, con cuernos muy desarrollados y finos. Los ojos también son pequeños y agresivos. La hembra mide 90-110 cm de altura y pesa entre 250-350 kg.

El pelo de esta especie es corto y muy espeso, de colores variables aunque la mayoría de las ganaderías han seleccionado las castas de coloración negra o marrón oscura.

El toro es un animal gregario, es decir, vive en manada. Tras su nacimiento es cuidado y protegido por la madre hasta que cumple ocho meses aproximadamente. Esta especie alcanza la madurez sexual a los 16 meses y es entonces cuando se separan los machos de las hembras. Las manadas establecen jerarquías, existe un toro dominante que suele ser desafiado por otros toros que quieren liderar la manada y se producen peleas entre ellos. El toro bravo está acostumbrado a vivir en libertad por ello es arisco y desconfiado. Como se les impide el acceso a las hembras, cuando alcanzan la madurez sexual, algunos toros se montan entre sí. Según un ganadero, los novillos que se dejan montar por sus compañeros son más nobles, bravos y se entregan más a la hora de la lidia. No por ello dejan de cumplir su misión como sementales cuando se les junta con un lote de vacas.

El hábitat adecuado a su subsistencia es la Dehesa, un ecosistema antropizado, creado por el hombre,  en el que hay un uso ganadero agrícola y forestal del medio. La dehesa deriva de un bosque de alcornoques, encinas o quejigos en los que se han eliminado parte de los árboles y matorrales para poder mantener a la vez pastos y árboles. Tanto el pasto como las ramas de los árboles contribuyen como alimento del ganado. Estos ecosistemas son propios de la Península Ibérica y el ganado vacuno es el que fundamentalmente permite el mantenimiento de la dehesa.

Es popular entre la sociedad creer que el color rojo es el único rango de luz visible que pueden captar estos animales y que ven en blanco y negro. Esto no es realmente cierto.  Los toros tienen visión dicromática y pueden descomponer es espectro de luz, son así capaces de diferenciar todos los colores excepto el verde. El color rojo de los capotes, por tanto, lo pueden ver pero no les repercute en su conducta. Lo único que les hace cargar contra él es su movimiento.

Nosotros, como estamos en Pamplona, despedimos este tema con una imagen muy especial, la del Encierro, de la que pronto podremos disfrutar en directo durante toda la semana de Sanfermines.

Esperamos que os haya gustado este artículo y conozcáis un poco más a uno de nuestros mamíferos más ibéricos. Deja tu comentario a continuación y cuéntanos tu experiencia con estos animales. Muchas Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más