jueves, 1 de agosto de 2013

Oro parece, plata no es



En esta ocasión vamos a abordar el tema de una especie vegetal muy conocida a nivel mundial, y… ¿Quién no ha comido nunca un delicioso plátano? Esta fruta es muy especial tanto por su origen y su desconcertante planta, como por sus excelentes propiedades para el organismo. Prepárate para una sorprendente lectura.

En primer lugar y como siempre, recordamos el nombre científico de esta planta, en este caso es Musa acuminata. Es una planta que se ha cultivado durante miles de años, ya en el neolítico se comía este fruto. El plátano es originario del Sudeste Asiático, y llego a África hace aproximadamente 1.500 años. No fue hasta el siglo VI cuando se estableció en la costa mediterránea y hasta el siglo XV no llegó a las Islas Canarias, dónde en la actualidad, podemos encontrar cerca de 9.000 hectáreas de plataneras que han sustentado durante muchos años la economía Canaria. Posteriormente este fruto fue trasladado a América por los primeros colonizadores.

La planta, Musa acuminata, no es un árbol ni un arbusto como se podría pensar, sino que es una planta herbácea que no presenta tejidos leñosos. Es una especie perenne que vive en climas de temperaturas constantes entorno a los 25ºC, necesita mucha agua y luminosidad, y no soporta las heladas. Tiene unas hojas enormes, de más de 1,5 metros de largo, envainadas y de un característico color verde claro. Sus flores nacen en forma de espigas, con grandes brácteas de color púrpura. 

El fruto, como todos conocéis, es de forma tubulosa, largo y grueso. Está cubierto de una envoltura fibrosa de color verde que cuando madura se vuelve amarillo. Una espiga puede contener hasta 200 plátanos. Cuando la espiga comienza a crecer, los agricultores que trabajan con esta especie suelen sujetarla con unas estacas, ya que conforme comienzan a crecer los frutos, estos se hacen muy pesados y puede llegar a romperse el tallo. 

Hay que tener en cuenta que no todas las variedades de plátano son iguales. La que se cultiva en España, concretamente en Canarias como hemos señalado ya, es la variedad Cavendish, que tiene algunas diferencias con respecto a la Banana Americana:

  • ­  El fruto se recoge más maduro del árbol que la Banana americana por tanto el plátano Canario recoge más humedad.
  • ­  El plátano se mantiene en la planta durante seis meses en lugar de tres, por lo que alcanza una madurez más óptima, puede almacenar los nutrientes aportando más calidad y esto se traduce además en un mejor sabor y aroma del fruto.

Además de los plátanos que sirven como alimento, existen otras variedades cuyo fruto no es comestible, ya que están completamente cubiertos de pepitas en su interior. Son las variedades más salvajes que no han seguido el proceso de selección establecido durante miles de años para obtener la variedad carnosa que estamos acostumbrados a ver.

El plátano es muy importante en la dieta ya que aporta mucha energía con una dosis de vitaminas y minerales idónea para el organismo. Contiene Vitamina A, B6, Ácido fólico (muy importante para embarazadas), Potasio (bueno para la actividad muscular de los deportistas) y Magnesio. Además no tiene grasa y tiene Hidratos de Carbono complejos, que mejoran el tránsito intestinal. Incluso contiene un compuesto flavonoide que se recomienda tomar a las personas que tienen problemas estomacales porque tiene propiedades antiinflamatorias. Conjuntamente, es fácil de transportar y de pelar ¿qué más se le puede pedir a esta fruta?

Espero que te haya gustado este nuevo tema, ya conoces un poco más este alimento y su planta original. 

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el artículo! Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más