miércoles, 4 de septiembre de 2013

Probióticos y Prebióticos



Buenos días a todos. Hoy vamos a tratar de explicar la diferencia que hay entre dos conceptos en apariencia similares de los que se está oyendo hablar cada vez más. ¿Alguna vez has oído hablar sobre probióticos y prebióticos? ¿No? Pues atento, pues es un interesante tema.

¿De qué hablamos cuando nombramos los probióticos?

Los probióticos son concretamente aquellos tipos de microbios vivos que dadas sus características pueden añadirse a las distintas fórmulas de algunos productos. Estos tipos de microbios, los podemos encontrar en gran cantidad de elementos que ingerimos, no solo en alimentos, pues también se pueden encontrar en los suplementos dietéticos o en los medicamentos. 

Algunas de las especies de bacterias empleadas en los productos que incorporan los probióticos son el Lactobacillus y el Bifidobacterium, que se ingieren sobre todo con los yogures y son anunciados ampliamente en la publicidad. Pero no son solo estos los microbios empleados, algunos como la levadura Saccharomyces cerevisiae y algunas especies bacterianas de E. coli y Bacillus también son utilizadas como probióticos. 

Estos microorganismos son consumidos y llegan aún vivos al cuerpo junto con los alimentos, ayudando a equilibrar la flora intestinal y mejorando el sistema inmunitario de las personas. En ningún caso se utilizan microorganismos patógenos.

El uso de estos microbios se remonta, en verdad, a miles de años atrás, pues se conoce que el uso de especies como es el caso de la Lactobacillus, empleada para conservar algunos elementos gracias a la fermentación, ya se explotaba en las civilizaciones antiguas.

Este término (probióticos) se suele escuchar junto a otro similar, pero que tiene unas grandes diferencias que sería conveniente abordar. Se trata de los “Prebióticos”.

¿Y qué son los prebióticos?

La segunda palabra de la que vamos a hablar en este artículo es “Prebióticos”, que pese a tener mucha similitud a primera vista con la anterior, esconde grandes diferencias en su significado. 

Los prebióticos son elementos presentes de la dieta que cumplen la función de alimentar o nutrir a ciertos grupos de microorganismos que podemos encontrar en nuestro cuerpo, por ejemplo, en el intestino. Estos prebióticos favorecen el desarrollo de bacterias que son realmente beneficiosas para el organismo, pues actúan impidiendo la proliferación de otras que pueden presentar riesgos para el mismo. 

Algunos alimentos son fuentes principales de estos prebióticos, y entre ellas destacan algunos productos como la miel, el centeno, el plátano, alcachofa, azúcar de arce, avena, ajo, cebolla, achicoria, remolacha, soja y muchos más. Todos ellos tienen en común que son una fuente de hidratos de carbono no digestibles por nuestro cuerpo que pueden ser digeridos por las bacterias de nuestro sistema digestivo. Por ejemplo, la soja es una excelente fuente de fibra soluble e insoluble, que tiene unos beneficios patentes sobre el tránsito digestivo, la carcinogénesis cólica y la eliminación del colesterol de nuestro organismo.

Podemos ver que mientras los PRObióticos son añadidos para ciertos alimentos, los PREbióticos forman parte de los alimentos como ingredientes propios, y son utilizados en la elaboración por ejemplo en galletas, cereales, y productos lácteos, entre otros.

Gracias por tu atención ¿Conocías lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 y comentar el artículo! Muchas gracias.

1 comentario:

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más