miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Qué ocurre en la atmósfera?



El ser humano vive en el fondo de un gran océano de aire, el cual le proporciona las condiciones ideales de temperatura, presión y composición química para su supervivencia, y del cual recoge Oxigeno para alimentarse. Este gran océano se llama atmósfera, ¿quieres conocerlo mejor? 

La atmósfera es el componente gaseoso del planeta Tierra. La atmósfera tiene unas dimensiones enormes, y tiene un límite difuso, a aproximadamente 400 km de altura, aunque la mayor parte de sus componentes se encuentran en los primeros 5 km de la superficie terrestre, y la mayoría de los fenómenos atmosféricos que conocemos tienen lugar en los primeros 10 km.

La existencia de esta capa es esencial, vamos a ver a continuación las funciones más importantes que tiene la atmósfera.

En primer lugar, la energía solar llega hasta nosotros atravesando la atmósfera, esta barrera es muy importante para la vida, y actúa como filtro protector de las radiaciones. Hasta los 150 km de altura, la radiación es casi el 100% de lo que sale del sol, no se pierde apenas radiación hasta llegar al planeta. Sin embargo, al llegar a la parte alta de la atmósfera, a una capa llamada Ionosfera, se absorben las radiaciones de onda corta que poseen gran cantidad de energía.

Posteriormente, en la Ozonosfera, zona de la atmósfera que seguro que conocéis con el nombre de Capa de Ozono, se absorben las radiaciones de tipo ultravioleta corto. Por tanto antes de llegar a la troposfera, que es la capa en la que vivimos, se eliminan las radiaciones de onda corta que son las más perjudiciales para los seres vivos.

En la troposfera, la energía solar también puede encontrar trabas antes de llegar al suelo. Las nubes reflejan parte de la radiación y absorben otra parte, solo el resto de energía que no es reflejada ni absorbida es la que atraviesa las nubes y llega a la tierra. El suelo, al igual que las nubes también puede reflejar y absorber energía solar.

Respecto a este último punto podemos introducir una nueva palabra, el albedo. El albedo mide la cantidad de radiación solar que refleja el suelo terrestre en relación con la cantidad de energía que llega. No todos los suelos reflejan igual la radiación solar. Los suelos más claros, como las arenas blancas o incluso el hielo reflejan muchísima radiación, hasta más del 85%. Sin embargo los suelos oscuros, los campos, bosques o incluso las negras carreteras reflejan muy poca radiación.

Como todos conocéis, la mayoría de la superficie del planeta está cubierta de agua, el agua superficial marina absorbe la mayor parte de la radiación, es una superficie oscura. Esta, se evapora empleando energía solar y esto desencadena el comienzo del ciclo hidrológico, indispensable por su función reguladora del clima y del cual hablaremos en otra ocasión.

Anteriormente veíamos como las radiaciones de onda corta eran absorbidas por algunas capas atmosféricas. Las radiaciones de onda larga también son absorbidas por partículas que hay en la atmósfera, principalmente por el CO2 y el agua. No solo absorben la radiación proveniente del sol, sino también la que es reflejada por la tierra, esto provoca un sobrecalentamiento en la zona inferior de la atmósfera creando el efecto invernadero natural. 

El efecto invernadero a adquirido una denotación negativa en los últimos años, sin embargo es imprescindible para la vida, ya que si no se produjese, la temperatura media sería de -18ºC en la superficie terrestre, lo cual también afectaría al agua que estaría en estado sólido y no permitiría el desarrollo de los seres vivos.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Conocías el valor de la atmósfera? ¡¡Deja tu comentario!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más