martes, 17 de diciembre de 2013

¿Camellos o Dromedarios?



En este artículo vamos a describir dos especies que solemos confundir, ¿Quien no se ha preguntado alguna vez: El camello era el que tenía una, o dos jorobas? En este artículo os vamos a mostrar estas dos especies tan características de la navidad, ya que ayudan a los Reyes Magos a repartir los regalos a todos los niños.

Ambas especies pertenecen los mamíferos de la familia Camelidae. Las dos especies que comparamos aquí son Camelus bactrianus y Camelus dromedarius, en sus respectivos nombres científicos. Las dos tienen origen común en su antecesor, que vivía en América del Norte a finales del Eoceno, la evolución y la adaptación a distintos ambientes a echo que cada especie haya desarrollado distintas propiedades, por ejemplo, se tuvieron que adaptar a los desiertos para escapar de sus depredadores que vivían en la sabana. Las adaptaciones físicas al desierto son el alargamiento de cuello y patas que mejoran la refrigeración,  la planta del pie adaptada a andar sin hundirse en la arena...etc. Existen varias especies de Camelidae pero en este caso describimos únicamente a los que poseen joroba.

En primer lugar, el Camelus dromedarius (Linnaeus, 1758) es el animal comúnmente conocido como Dromedario. Es originario de la península Arábiga aunque el ser humano ha ido expandiendo su población a muchas otras zonas de la Tierra (Desierto del Sahara, Canarias y Australia principalmente) para su uso en tareas agrícolas. Se diferencia por tener el pelo más corto que su primo, el Camello, y el cuerpo menos robusto, además, su característica más conocida es que tiene una única joroba.

Este animal no posee cuernos y su labio superior está dividido, pudiéndose mover por separado. Sus ojos son pequeños y están protegidos de largas pestañas, que protegen los ojos de las ráfagas de viento y arena en las dunas. Es un animal muy curioso que puede llegar a beber hasta 150 litros de agua en muy poco tiempo. La joroba cumple la función de gran depósito de grasa del cual se pueden nutrir e incluso generar agua si lo necesitan, además, estos animales concentran su grasa en este espacio y así no la tienen repartida por todo el cuerpo y se pueden refrigerar más fácilmente. 

En segundo lugar tenemos a la especie Camelus bactrianus (Linnaeus, 1758) o generalmente llamado Camello. Originario de la zona de Bactria que se encuentra en Asia Central. Es una especie, normalmente, más pequeña y robusta que la anterior, que posee dos jorobas en lugar de una. El pelo en los ejemplares salvajes tiende a ser fino, largo, espeso y lanoso, y suelen perderlo con la llegada del verano.

Es una especie muy fuerte que tolera condiciones climáticas extremas con temperaturas de hasta 40ºC en verano a -30ºC en los meses de invierno. Puede resistir al igual que el dromedario largos periodos de tiempo sin comer ni beber ya que almacena grasa en las jorobas, y su fisiología le permite soportar condiciones de extrema aridez. Además puede llevar cargas que superen en diez veces su peso, por lo que es muy importante para uso doméstico.

Existen dos subespecies de camellos, la Camelus bactrianus bactrianus y el Camelus bactrianus ferus. La primera es una subespecie doméstica.

La subespecie C. bactrianus ferus se encuentra en peligro de extinción y únicamente existe en estado salvaje. Se puede encontrar en pequeñas zonas desérticas de Mongolia y China. Se alimenta de raíces y hierbas. Es capaz de beber 135 litros de agua en menos de un cuarto de hora y no beber durante 8-10 días mientras recorre cientos de kilómetros.

Una característica muy interesante común en las dos subespecies es que cuando sus jorobas se agotan de reservas se vuelven blandas y flácidas, pues pierden la grasa que hay en su interior, esto no ocurre a los dromedarios, ya que su jiba se encuentra sujeta con tejido fibroso.

Actualmente Camellos y Dromedarios son especies que están muy humanizadas y se utilizan sobre todo como animal de trabajo, para hacer carreras, proporcionan carne, leche, grasa y piel, y sirven como reclamo turístico para montar y pasearse sobre estos animales.

Si no quieres olvidarte nunca de cual es cual, pon atención, ¡El camello con dos "L" tiene por tanto dos jorobas!

2 comentarios:

  1. Excelente trabajo, me parece muy importante hacer la diferencia y conocer un poco sus características. Algo más, quisiera saber si se pueden adaptar a vivir en lugares tropicales como centroamérica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Respecto a su pregunta, he de decir que hace poco se descubrieron unos fósiles de Camélidos en Panamá y se ha visto que es en América donde comenzó esta linea evolutiva que dio origen a estas especies. Se ha visto que vivían en lugares con intensa actividad volcánica por tanto no creo que la selva fuese su hábitat natural.

      Actualmente vemos que hay muchos animales que viven fuera de su ecosistema natural, en los zoológicos, así que seguramente los Camélidos podrían vivir en centroamérica.

      Creo que su pregunta va más por si prodrían adaptarse a vivir de manera silvestre en el medio. A esa pregunta debo contestar que no, porque en los lugares tropicales existe un ecosistema establecido y animales ya adaptados a él. Tendrían problemas por la climatología además de por sus nuevos depredadores y no creo que consiguiesen sobrevivir.

      Espero haber respondido a sus dudas. Muchas gracias por su aportación. Saludos cordiales.

      Eliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más