miércoles, 15 de enero de 2014

Edelweiss: La flor de las Nieves



En esta ocasión nos vamos de excursión a las cumbres más altas. Allí, no podemos encontrar pocos seres vivos ya que las condiciones climáticas adversas impiden su asentamiento. Sin embargo, siempre localizamos alguna especialización peculiar, es el caso de la famosa flor de las Nieves, también muy conocida por su nombre alemán, Edelweiss. Conoce con nosotros las particulares características de esta especie, que le han permitido asentarse en los entornos más fríos.

Esta planta, cuyo nombre científico es Leontopodium alpinum, es de la misma familia que la margarita.  Crece en las praderas y entre los roquedos de las grandes montañas. Es una flor muy peculiar, que crece muy pegada al suelo, tiene hojas carnosas y gruesas cubiertas de una pelusa que le ayuda a evitar las heladas, las radiaciones ultravioleta y el viento, esta pilosidad le proporciona su característico color blanquecino. 

En su interior, esta planta tiene una peculiar savia muy espesa, con un contenido de sales superior al común, que le permite resistir las temperaturas más bajas. 

Florece en verano, tiene una inflorescencia característica con las brácteas en forma de estrella. Las flores verdaderas son muy pequeñas, con forma de tubo y de color amarillo.

La flor de las nieves es muy conocida y emblemática de los picos más altos. Suele crecer entre los 1.500 y los 3.500 metros de altitud, por ello, ha sido recogida por los alpinistas y ha desaparecido en muchas zonas. Aunque es la flor nacional de Suiza, también nos la podemos encontrar en Asia, y otras zonas alpinas de Europa, como la cordillera Pirenaica en España. En nuestro país está protegida y no está permitida su recolección.

En Suiza, donde la orografía lo permite, han conseguido cultivar esta especie para su comercialización. La planta se utiliza para elaborar cosméticos, ya que contiene potentes antioxidantes que ralentizan el envejecimiento de la piel. Además, es utilizada como infusión para combatir el malestar estomacal y en forma de vahos para tratar problemas respiratorios.

En la naturaleza también cumple una función muy importante, ya que como hemos dicho, es una flor que vive a una altura muy elevada y no muchas especies son capaces de sobrevivir en climas tan extremos. Esta peculiaridad, la hace indispensable para otras especies, sobretodo insectos que también están adaptados a estos climas extremos y se alimentan de ellas.
 
Esperamos que os haya gustado este artículo, ¿Has visto alguna vez esta especie en la naturaleza? ¡Comparte tu experiencia con nosotros y todos nuestros seguidores! Feliz día

Recuerda que este viernes comenzamos nuestra nueva sección de palabras ECO, ¡No te la pierdas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más