martes, 25 de febrero de 2014

Animales en la ciudad: La Picaraza



Vamos a conocer a una de las aves más conocidas que viven con nosotros en las ciudades. Un ave muy elegante que podemos encontrar dando saltitos por los jardines o subida en los árboles. ¿Tienes ya localizada la especie de la que vamos a hablar? Comencemos.

El nombre científico de este ave es Pica pica, comúnmente llamada Urraca o Picaraza. Pertenece a la familia de los cuervos y  es común en toda Europa y parte de Asia. 

Se reconoce fácilmente por ser un pájaro bastante grande y tener un aspecto muy elegante. Posee la cabeza, las patas y la cola de color negro; su pecho y parte de sus alas son de color blanco; el resto de las alas y la cola tienen tonos azul verdosos.

Podemos encontrarla subiendo y bajando de los árboles con  un vuelo relajado y elegante, y como hemos dicho anteriormente, cuando se mueve por el suelo, corre dando pequeños saltitos.  

Vive muy cómodamente en las ciudades y en sus proximidades. Es omnívoro y tiene un pico fuerte que le permite comer casi de todo, desde cereales e insectos, hasta restos de animales y restos orgánicos urbanos. Puede llegar a comer huevos y polluelos recién nacidos aunque prefiere otros alimentos que puede alcanzar más fácilmente. Son aves muy inteligentes ya que almacenan la comida que les sobra bajo tierra y la recuperan en caso de necesidad.

Se ha descubierto que es un ave muy astuta. Si se ve amenazada emite sonoros graznidos que ahuyentan a sus depredadores. Además, tiene la capacidad de imitar los sonidos que oye a su alrededor, incluso pueden imitar la voz humana y es capaz de reconocer a algunas personas. También es capaz de reconocerse a sí misma cuando se ve en un espejo, una capacidad que se conoce que tengan muy pocos animales, como los delfines o los primates.

Además, las picarazas se sienten muy atraídas por los objetos brillantes y los guardan en sus nidos. Se han llegado a encontrar cristales, trozos de latas e incluso joyas de valor.

No existe diferencia física entre machos y hembras, aunque los machos suelen ser de mayor tamaño. Como la mayoría de los pájaros, su época de puesta es en primavera. La hembra pone de cuatro a siete huevos en el nido, y los incuba durante 20 días. Una vez que los huevos eclosionan, las picarazas siguen alimentando a sus crías hasta que cumplen un mes, momento en el que comienzan. Normalmente las encontramos de dos en dos porque viven en parejas y son muy fieles a las mismas.

Sus principales amenazas son las aves rapaces que se alimentan de ellas, y el ser humano, que en ocasiones la considera una alimaña y  en ocasiones se realizan campañas de reducción de ejemplares. Los cazadores no suelen tenerles mucha estima porque las picarazas atacan a los huevos de perdiz, una especie muy valorada. Sin embargo, también son importantes para controlar la cantidad de insectos en los meses cálidos y para eliminar los restos de carroña.

Esperamos que te haya gustado este artículo. Fíjate bien en todos los animales que puedes ver al salir de casa en tu propia ciudad. Seguiremos hablando de ellos en otros artículos. ¿Te gustaría conocer alguno en especial? Deja tu comentario y compártenos con tus amigos ¡Feliz día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más