miércoles, 26 de marzo de 2014

Animales en la ciudad: La paloma



¿Conoces nuestro artículo sobre la Picaraza? Hoy seguimos conociendo otros animales que viven en las ciudades, y es el turno de la Paloma.

La paloma es el ave más común de los lugares urbanizados. Existen más de 300 especies distintas de palomas, que viven alrededor de todo el planeta, aunque la más conocida y la que está presente en los entornos urbanos es la especie Columba livia.

Estas palomas suelen ser de color gris, y tienen una tonalidad verde-púrpura en las plumas del pecho. Los machos son un poco más grandes que las hembras y en el momento del cortejo hinchan el pecho y emiten un sonido característico llamado arrullo.

Las palomas ponen solamente uno o dos huevos por nidada, sin embargo, pueden llegar a tener hasta cuatro nidadas en un solo año, si las condiciones ambientales son adecuadas. Los adultos incuban sus huevos durante 17 días y una vez salen los pichones, son cuidados entre una y dos semanas.

En la naturaleza, las palomas se alimentan de frutos, semillas y algunos invertebrados, realizan sus nidos en los árboles utilizando pequeñas ramas; pero su adaptación a las ciudades ha hecho que sean animales omnívoros y carroñeros, que anidan bajo los puentes, entre cavidades de paredes de piedra o entre pequeños huecos de los edificios.

Las palomas fueron domesticadas por el ser humano  hace miles de años, desde entonces se han utilizado como alimento, ya que los pichones son un excelente manjar. Antiguamente se utilizaban estos animales para mandar mensajes, e incluso hoy en día son utilizadas por los cuerpos de rescate, ya que tienen una vista muy aguda y se ponen alerta cuando localizan a una persona entre la naturaleza o en el océano mucho antes de que el ojo humano e incluso algunos métodos de detección localicen al individuo. 

Poco a poco, las palomas han dejado de ser domésticas para tener una vida libre en nuestras ciudades. Su gran incremento de población en los últimos años, ha supuesto un grave problema, ya que sus deyecciones son muy ácidas y corroen la piedra de los monumentos más antiguos, además de ser un foco de enfermedades para el ser humano. Es por ello que cada vez más, se están tomando medidas para evitar su asentamiento en algunas plazas y parques de las ciudades.

Para evitar su asentamiento se recurre a métodos muy diversos como la cetrería, la colocación de cables eléctricos, cables con púas y redes, o la utilización de depredadores. Cada alternativa contiene sus ventajas e inconvenientes, a analizar en cada caso.

¿Hay algún problema con estos animales en tu ciudad o tu pueblo? ¿Quieres evitar su presencia? Ponte en contacto con nosotros a través de ceambiental@ceambiental.com y te ayudaremos a controlar a estas aves. Muchas gracias y feliz día a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más