miércoles, 19 de marzo de 2014

El Polen y las alergias



Con la llegada de la primavera, comienzan a proliferar las alergias. Una muy común es la alergia al polen ¿La sufres o conoces a alguien que sufra sus síntomas? 

El polen es el gametofito masculino, es decir, es el espermatozoide de las plantas.  El polen es una partícula muy pequeña que oscila entre 5 y 60 µm. Está compuesto de dos capas, una muy resistente llamada exina y otra que se llama intina y contiene las sustancias que causan las alergias.

El polen se intercambia de unas plantas a otras para su fecundación, este intercambio se puede realizar a través de los insectos o a través del viento.

Las plantas entomógamas son las que utilizan a los insectos para su reproducción. Para atraerlos desarrollan flores muy vistosas. No producen mucho polen ya que los insectos realizan correctamente la función de diseminación del polen al moverse de flor en flor.

Las plantas enamógamas, que son las que realizan el intercambio de polen mediante el viento, no tienen flores tan vistosas y producen muchísima cantidad de polen de pequeño tamaño, para garantizar su transporte por el viento hasta las flores femeninas. Por su cantidad y su tamaño son los más importantes causantes de las alergias, hay que tener en cuenta que las vías respiratorias no permiten el acceso de las sustancias mayores a 20 µm, pero las sustancias menores sí. 

Existen miles de variedades de plantas, pero solamente unas pocas tienen importancia por las consecuencias que produce su polen. Las gramíneas (como el trigo o el césped de jardín), las oleáceas (como el olivo) o las cupresáceas (como los cipreses), son las responsables de la mayoría de las alergias.

El principal problema del polen es que llega a los pulmones y puede afectar a los bronquios provocando asma. Hay personas a las que les afecta externamente, causando rinitis en las vías respiratorias y conjuntivitis en los ojos.

En nuestro país la alergia al polen es muy frecuente, ya afecta a más del 20% de la población y va aumentando cada año. Este incremento puede estar relacionado con la progresiva debilitación del sistema inmunitario ya que cada vez el aseo es mayor y las personas, sobre todo los niños no entran en contacto con algunos microorganismos patógenos que podrían activar su sistema inmunológico de forma natural.

Los efectos negativos que tiene el polen sobre la población se pueden prevenir de diversas formas:

- Controlar la fuente de polen, evitando su plantación en los parques urbanos o jardines privados.
- Controlar la fuente de polen manteniendo el césped segado impidiendo que las espigas florezcan y eliminando la maleza en solares urbanos.
- Protegerse del polen con uso de mascarilla o vacunándose frente al alérgeno a evitar.
- Es conveniente evitar ir al campo en primavera, instalar filtros en el coche y en casa, evitar ambientes secos o usar gafas de sol.
- Es recomendable también que los más pequeños jueguen en ambientes ruderales, para que su sistema inmunológico se haga resistente a estas sustancias y no les afecte a su salud posteriormente.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Eres alérgico al polen? Cuéntanos tu experiencia y tus métodos para evitar los síntomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más