miércoles, 7 de mayo de 2014

Alergia al polvo: Los ácaros



En relación con las alergias al polen que veíamos hace unas semanas, vamos a conocer en este caso cómo se produce la alergia al polvo, cuáles son las fuentes más importantes que generan esta alergia y cómo podemos evitar ambientes contaminados.
 
El polvo que se acumula en nuestras casas es la principal fuente de agentes alérgenos. El polvo está formado por escamas de piel muerta que desprendemos continuamente de nuestro cuerpo, pelo, fibras de tejidos, esporas de hongos, bacterias, virus, polen, restos de alimentos, y ácaros. Una pequeña parte de estas sustancias es materia inorgánica, que no produce alergias, pero la mayor parte, son restos orgánicos que pueden ser alérgicos para las personas más sensibles. De todos ellos, la fuente de alérgenos más importante son los ácaros.

Los ácaros, son unos pequeños arácnidos no visibles al ojo humano, de aproximadamente 0,2milímetros de longitud, que pueden encontrarse en multitud de ambientes. Existen más de 100.000 especies distintas distribuidas por todo el planeta, aunque en su mayoría prefieren ambientes cálidos y húmedos. Viven tanto en ambientes naturales como humanizados, en las viviendas, se pueden encontrar fácilmente ácaros de la familia Pyroglyphidae, que residen en los colchones, almohadas, alfombras, moquetas, sofás, peluches... En definitiva, en materiales que pueden retener humedad, calor y una fuente de comida.

Por ejemplo, mientras dormimos proporcionamos las condiciones ideales de desarrollo de los ácaros en la cama: La humedad de nuestro sudor, el calor de nuestro cuerpo y la alimentación a base de las escamas de piel que desprendemos.

Los ácaros en sí mismos son inofensivos, crecen en nuestras viviendas alimentándose de los restos orgánicos que encuentran. Lo que realmente afecta a nuestra salud son sus residuos fecales. Cada ácaro produce hasta 20 partículas fecales con poder alérgeno al día.

Los ácaros son muy difíciles de eliminar completamente ya que se encuentran en cada rincón, pero podemos reducir considerablemente su proporción. Para producir alergias, los ácaros deben estar en una proporción entre 100 y 500 individuos por gramo de polvo.

Para poder reducir la población de ácaros de nuestras viviendas y así evitar las alergias debemos seguir las siguientes indicaciones: 

- Limpiar el polvo con un paño húmedo: Así, todas las partículas quedan retenidas en el paño y se eliminan definitivamente de la habitación.
- Ventilar bien las habitaciones para eliminar el exceso de humedad todos los días, o incluso utilizar un humidificador. Si al levantarnos, hacemos inmediatamente la cama, los ácaros se siguen multiplicando en ella porque pueden seguir manteniendo la temperatura y humedad adecuada durante el resto del día. Es importante ventilar bien las habitaciones y dejar que ventile la cama por dentro para disminuir su desarrollo.
- Cambiar las sábanas una vez por semana: Por mucho que sigamos la indicación anterior, siempre quedan zonas que albergan ácaros y pueden seguir reproduciéndose. Si cambiamos y limpiamos las sabanas eliminamos la población completamente.
- Evitar colchones de lana o plumas: Este tipo de tejido es más propenso a albergar ácaros y su eliminación es más compleja.
- Utilizar fundas antiácaros: Evitan que los ácaros que pueda albergar el colchón infecten las sábanas y afecten a las personas.
- Uso de acaricidas: Son productos químicos que matan los ácaros afectando a su organismo en distintas fases de su desarrollo. Son buenos métodos para eliminar los ácaros, sin embargo son sustancias que se consideran tóxicas para el hombre y para el medio ambiente, por tanto, es mejor suprimir el uso de acaricidas si se pueden evitar.

La alergia al polvo es muy común en nuestra sociedad. Los síntomas de este tipo de alergia son resfriados permanentes, dificultad respiratoria, asma, rinitis o irritaciones en la piel. Si tienes alguno de estos síntomas acude a tu médico y sigue las recomendaciones propuestas anteriormente. Seguramente tu salud mejorará.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Has aprendido cómo combatir a los ácaros que se esconden en nuestros hogares? Deja tus preguntas o comentarios. Dale a me gusta y comparte este artículo con tus amigos.

2 comentarios:

  1. Hola me gustaría que me ayudes con la fuente de la tolerancia, estoy haciendo un estudio en la oficina porque soy alérgica pero me van a pedir que mencione de done saque ese valor. Muchas gracias por tu ayuda.
    Super interesante el articulo.

    ResponderEliminar
  2. Hola. El rango de tolerancia que mencionas de 100 a 500 es de alguna recomendación del OMS? o en todo caso me ayudas con la fuente. Estoy haciendo una estudio en la oficina porque soy alérgica pero necesito indicar una fuente confiable para que puedan ejecutar alguna acción. Muchas gracias por tu respuesta.

    ResponderEliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más