viernes, 8 de agosto de 2014

Origen del Ébola



En los últimos meses y sobre todo en los últimos días se está hablando mucho de un virus muy dañino para el ser humano, el virus del Ébola. No es un virus muy común en el ser humano, vamos a conocerlo mejor.

Los virus son microorganismos acelulares, que infectan a las células de diversos organismos para poder reproducirse. Esta infección puede causar problemas más o menos graves en las propias células en las que se insertan y consecuentemente, en los organismos a las que pertenecen.

El virus del Ébola se descubrió en los años 70 en la actual República Democrática del Congo (África). El Ébola se encuentra normalmente en la naturaleza asociado a los murciélagos de la familia Pteropodidae. Concretamente las especies africanas Hypsignathus monstrosus, Epomops franqueti y Myonycteris torquataunos, son las portadoras de este virus. Estas especies de murciélagos frugívoros tienen una gran envergadura, y se conocen comúnmente como zorros voladores. 

Los murciélagos pueden convivir normalmente con este virus y su infección no les causa ningún problema. En ocasiones, la relación entre los murciélagos y otros animales en la naturaleza, hace que algunos chimpancés, monos, antílopes o demás mamíferos salvajes contraigan el virus. 

Normalmente el ser humano no tiene relación con los murciélagos, así que es muy difícil un contagio directo con estos animales, sin embargo, la relación con otros animales salvajes que hayan sido infectados, transmite la infección al ser humano y se desencadena la epidemia. La transmisión de una enfermedad de un animal a un ser humano se denomina zoonosis.
 
No se sabe a ciencia cierta si el contagio animal-persona puede ser debido a contacto físico con sangre, secreciones, órganos u otros fluidos corporales de animales infectados o muertos; si el contagio se produce por consumo de carne infectada; o por haber tocado objetos que hayan estado en contacto directo con el virus. 

Una vez que una persona contrae el virus, este puede ser contagiado a otras personas con grandísima facilidad, ya que es un virus que se transmite por los fluidos corporales tales como saliva, sangre, semen, orina, o incluso sudor. Un simple apretón de manos, un abrazo o la manipulación de objetos contaminados puede desencadenar el contagio muy fácilmente.

Cuando el virus entra en una persona, la incubación del mismo puede durar entre 2 y 20 días. Durante ese tiempo, el virus se mantiene latente en el cuerpo y no puede ser contagiado a otras personas. Una vez comienzan los síntomas, caracterizados por malestar general, dolor de cabeza, debilidad, fiebre, falta de apetito, diarrea o vómitos, seguidos de deficiencias hepáticas y renales, y hemorragias internas y externas, los infectados pueden transmitir el virus y deben quedar aislados en cuarentena.

No se ha comercializado aún ninguna vacuna o medicamento contra esta enfermedad, aunque se están realizando múltiples investigaciones y se ha comenzado a suministrar un medicamento en fase de prueba al personal sanitario estadounidense que ha sido contagiado con este virus en los últimos días. En la mayoría de situaciones, simplemente se intenta mantener el balance hídrico, la presión arterial y el oxígeno necesario al enfermo, y se atenúa su malestar suministrando paracetamol.

Hemos dicho anteriormente que no se sabe exactamente como se infecta el primer humano de Ébola, por lo que es muy difícil prevenir esta enfermedad. No obstante, una vez que se detecta la infección en una persona, se debe evitar cualquier contacto con ella. Se debe llevar ropa protectora, mascarilla, guantes y gafas protectoras; se debe seguir un protocolo de esterilización y desinfección; y se debe mantener a las personas infectadas aisladas de cualquier persona desprotegida. El Ébola no se transmite por el aire ni por el agua, ni por la picadura de un mosquito, sin embargo, cualquier tipo de contacto físico directo es sumamente peligroso.

El virus del Ébola está presente en África, un continente muy castigado por la pobreza, que no tiene medios médicos ni educativos suficientes para combatir una enfermedad contagiosa como esta, es por ello que la transmisión entre personas en el propio hogar y en los hospitales se produce muy rápidamente, y en consecuencia, el contagio es incontrolable.

Uno de los momentos más relevantes en el contagio del virus se produce cuando la persona ya ha fallecido. En los países africanos donde se ha reproducido esta enfermedad, se realizan funerales muy largos, y las personas abrazan y besan el cadáver para despedirse de él. Es en este momento cuando hay más riesgo y hay que conseguir evitar esos ritos para dejar de proporcionar vías de reproducción a este virus tan catastrófico.

En los países más desarrollados, existen protocolos de actuación muy rigurosos para todo tipo de enfermedades infecciosas, por lo que es muy improbable que esta enfermedad se propague por la población.

El Ébola es un virus muy dañino, pero también es muy frágil. Se puede eliminar fácilmente con calor y con legía o detergente. 

Aunque muchas personas han muerto a causa del Ébola, es una enfermedad que puede remitir. Si una persona con Ébola deja de tener síntomas y se recupera, deja de tener el virus y ya no puede pasárselo a sus familiares, ni amigos, ni a nadie que se encuentre a su alrededor. Puede seguir una vida normal sin protección y no causará ningún problema a otras personas.

¿Tienes alguna información de última hora a cerca de este virus? Deja tus opiniones, preguntas y comentarios a continuación. Muchas gracias y feliz día.

5 comentarios:

  1. Muy bueno me gusto mucho!!

    ResponderEliminar
  2. bueno me gusto mucho este articulo es exelente muy interesante muy educativo me encanto es tan ingenioso me impresiono porq cosas q no sabia ahora lo se ahora se algo mas sobre este virus

    ResponderEliminar
  3. bueno me encanto mucho es muy educativo me encanto es un articulo q bueno me gusto mucho y ahora ademas se algo ,mas sobre el virus mortal del ebola quede encantada

    ResponderEliminar
  4. Puede ser que lo que comen los mursielagos los hace inmune al virus y sirva de ayuda para la cura del ebola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos empezar a comer como murciélagos para prevenir el virus ;-p

      Eliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más