miércoles, 3 de septiembre de 2014

Energías Renovables: Calor 3D



En este artículo vamos a conocer un sistema de calefacción que se apoya en las fuentes de energía renovables, el Calor 3D. ¿Quieres conocerlo?

Este sistema de calefacción utiliza la radiación electromagnética del infrarrojo lejano para producir calor. Este tipo de radiación incluye las longitudes de onda más largas y es conocido como calor sensible, ya que al chocar contra un material, se percibe un calor suave y agradable.

Las ondas de radiación electromagnética se desprenden de una placa conductora que va conectada a la red eléctrica del hogar.

Quizás a muchas personas eso de la radiación electromagnética no les suene muy saludable, pero lejos de ser nocivo, este sistema es muy beneficioso para la salud ya que la radiación que se emite es muy similar a la que percibimos del sol. Ayuda a aliviar ciertos dolores, reduce el estrés, estimula el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el inmunitario, además, mejora la hidratación de la piel.

El Calor 3D es un sistema muy limpio, ocupa poco espacio y no produce ruido alguno. Incluso ayuda a limpiar el hogar, ya que su producción de iones negativos permite la precipitación de partículas en suspensión y elimina las partículas de polvo del ambiente, haciendo que alérgicos y asmáticos se encuentren más cómodos, y disminuyendo la proliferación de bacterias y hongos.

Con este sistema, el calor se distribuye de manera uniforme por toda la habitación, transmite el calor a los cuerpos sólidos. Los materiales que mejor absorben las radiaciones son los textiles, la madera, el ladrillo, la piedra y los objetos en general oscuros. En estancias acristaladas, con azulejos, cerámica y superficies brillantes o pulidas, la radiación rebota de una dirección a otra hasta su absorción por uno de los materiales absorbentes o un individuo.

Es un sistema ecológico, ya que necesita menos cantidad de energía que otros sistemas convencionales. Genera un menor impacto en la producción de energía, originando menor cantidad de CO2, y de otros contaminantes. No tiene partes móviles que desgasten su funcionamiento por lo que no genera residuos de piezas averiadas. No necesita elementos tóxicos (gases, aceites, fluidos...) para su funcionamiento, susceptibles de contaminar el medio a causa de una avería, o al final de su vida útil. Su vida útil es muy elevada y la mayor parte de los materiales utilizados son reciclables.

¿Conocías este sistema de calefacción? ¿Te parece interesante? Si tienes que realizar cambios en tu hogar o estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción ponte en contacto con nosotros y te aclararemos todas tus dudas antes de que des el paso. ¡Feliz día a todos y hasta el próximo artículo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más