miércoles, 31 de diciembre de 2014

Lentejas, si quieres las comes y si no, las dejas

Esta vez despedimos el año de la mano de una tradición que proviene de Italia.  Esta tradición consiste en comer un buen plato de lentejas en la cena de Noche Vieja. Esto se hace por que es símbolo de buena suerte y la tradición dice que quien coma lentejas en la noche de fin de año, tendrá riqueza y dinero el próximo año.

Vamos a conocer un poco este alimento. Las lentejas, son legumbres al igual que los garbanzos o las alubias. Su nombre científico es Lens culinaris, pero existen gran cantidad de variedades (Lentejas Rojas, Verdes o Rubias).

Es una planta herbácea muy endeble que proviene de Asia Occidental. Su consumo es muy importante en su lugar de origen, aunque también ha traspasado fronteras. Se cultiva en gran cantidad de países entre los que destacan Canadá, Estados Unidos, India, China, Australia o Turquía.

Las lentejas son una gran fuente de alimento. Son ricas en minerales como el Hierro, el Cinc, Fósforo, Potasio, Magnesio y el Selenio, contienen vitamina B1, B3, B6 y gran cantidad de Proteínas e Hidratos de Carbono.

Es un alimento muy importante para el organismo ya que favorece la eliminación de colesterol y algunos agentes cancerígenos. Además, su aporte de hierro es esencial para las células de la sangre y para reforzar nuestras defensas.

No obstante, este alimento también es una fuente de ácido úrico por lo que se recomienda no excederse con las lentejas a las personas con problemas de artrosis o gota.

La planta de las lentejas, al igual que todas las legumbres, tiene una característica muy importante. En sus raíces contiene unos bultitos en los que se sitúan unas bacterias de género Rhizobium. Estos bultos se llaman nódulos, y las bacterias que contienen son capaces de recoger el nitrógeno de la atmósfera y convertirlo en nitrato, para que la planta pueda utilizarlo. De este modo, se produce una simbiosis entre la bacteria y la planta, ya que la planta alimenta a las bacterias pero al mismo tiempo las bacterias proporcionan a la planta una gran fuente de nitrógeno, indispensable para su supervivencia.

En ocasiones, y debido a la simbiosis explicada anteriormente, las leguminosas son utilizadas en las huertas para revitalizar el suelo, cargándolo de nitrógeno de manera natural sin necesidad de aportar fertilizantes artificiales.

¿Notas que tus plantas no crecen como antes? ¿Tu suelo es pobre en nutrientes? Llámanos, realizaremos un análisis del suelo y te recomendaremos la mejor forma para revitalizarlo, utilizando métodos naturales y de calidad para que obtengas las mejores hortalizas y frutos.


Nos despedimos deseando que pasen una feliz Noche Vieja y que el próximo año 2015 sea próspero y lleno de alegrías. Muchas Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más